La información es poder. Hay docenas de variedades café Arábica cultivadas extensamente en todo el mundo y cada una es única en su rendimiento y adaptación a las condiciones locales. Este catálogo aporta información urgente y necesaria para los productores de café, a fin de favorecerles en la toma de decisiones sobre cuál variedad de café es la mejor para su situación. Datos agronómicos—rendimientos esperados, requerimientos nutricionales, altitud óptima, resistencia a enfermedades y plagas, etc.—referidas a la amplia colección de variedades cultivadas y existentes de café Arábica, nunca habían estado disponibles en un formato de acceso público.

Debido a que el promedio de vida productiva de un cafeto es de 20 a 30 años, la decisión que los productores tomen sobre la variedad de café a cultivar, afectará a las siguientes generaciones de productores. Si un productor toma una mala decisión sobre la variedad a usar, la pérdida acumulativa puede ser inmensa. La mayoría de los productores de café — quienes se ganan la vida basándose en las decisiones que tomen sobre qué tipo de café sembrar — típicamente no tienen acceso a información fidedigna sobre las variedades disponibles y cómo entre estas difieren. La falta de un catálogo de café actualizado y completo pone a los productores de café en una situación de incertidumbre y perpetúa crónicamente los bajos rendimientos en todo el mundo.

El propósito del catálogo es reducir el riesgo asociado con el cultivo del café, proporcionando información directa a los agrícultores y otros encargados de la toma de decisiones del establecimiento o renovación de fincas, para que puedan tomar una decisión informada sobre qué variedad es mejor para sus circunstancias. Elegir el tipo correcto de café disminuye el riesgo de enfermedades y pérdidas por plagas, tiene consecuencias en la calidad en la taza y será crítico para los productores de café que enfrentan repentinos cambios del clima. Elegir la variedad correcta—una que satisfaga los objetivos y las necesidades del productor—puede reducir significativamente las pérdidas por plagas/enfermedades, incrementar el volumen de producción y/o aumentar la calidad.

En Centroamérica, la crisis de la roya de 2012 afectó casi 600,000 hectáreas del cultivo de café en la región; por tal razón, cerca de 300,000 productores de café necesitarían renovar sus plantaciones. Para tomar la mejor decisión sobre qué tipo de café plantar en una finca, los productores necesitan conocer cuáles variedades se adaptarán mejor a su ubicación, arreglos, condiciones y sistemas agrícolas.

Mientras tanto, la mayor parte de los países africanos productores de café producen menos de 500 kg de café verde por hectárea en comparación con otros países en el rango de 1000 kg a 2500 kg por hectárea. Esto tiene un profundo impacto en las condiciones de vida de los productores, cuando se les paga por libra de cereza. Existe una amplia necesidad de replantar árboles jóvenes, árboles resistentes a las principales enfermedades (incluyendo la antracnosis de la cereza [CBD] y la roya del cafeto), y con variedades mejoradas. World Coffee Research cree que más del 50% de los árboles de café en África tienen arriba de 50 años. Casi todas esas son cepas o especies genéticas antiguas y no son muy adecuadas para los desafíos del siglo XXI, en particular al cambio climático.